Ya seas un Asistente Virtual, el CEO de una empresa o un emprendedor, los finales de año se presentan como el momento perfecto para reflexionar sobre nuestras decisiones empresariales y replantear los objetivos y retos.

A pesar de que diciembre es un mes de muchas fiestas y vacaciones, debe ser también momento de reflexión y de planeación estratégica para afrontar con la mejor actitud el año entrante.

Así que tómate un momento para analizar el 2017, tomar lo bueno, desechar lo malo y establecer las pautas que regirán el 2018.

Aprovecha el año hasta el último día

Tomando en cuenta que mucha gente suele bajar la intensidad durante las últimas semanas del año, éste se convierte en un momento ideal para la introspección.

Aprovechen algunos días para revisar todos los aspectos de sus empresas: finanzas, tecnología, procesos, ventas, recursos humanos, nuevos productos o soluciones. Sabiendo cuáles son los pilares principales sobre los que se edifican sus empresas, estudien cuáles fueron las mejores decisiones que tomaron y qué tan buenos resultados obtuvieron. La idea es que extraigan esos aspectos que pudieran replicar en las nuevas estrategias.

También analicen esas decisiones que no tuvieron los resultados esperados y hasta significaron pérdidas de tiempo y dinero. No lo vean como un análisis del fracaso, sino como una reflexión acerca de esas decisiones que se pueden optimizar o desechar de plano con la intensión de no repetirlas en el futuro.

En caso de que sean Asistentes Virtuales (VA) pueden aplicar la misma técnica. Establezcan esos pilares importantes, que podrían ser: clientes nuevos, clientes recurrentes, tarifas y actualización profesional. Analicen cada uno de estos pilares de la misma manera: ¿Qué fue lo mejor y cómo puedo replicarlo en el nuevo año? Y ¿Cuáles fueron esas decisiones que desencadenaron una situación difícil, qué puedo aprender de ellas, cómo las puedo optimizar desecharlas?

Luego de haber hecho una profunda reflexión sobre lo que fue 2017, dediquen un par de días a planificar los objetivos de 2018.

Establezcan objetivos cuantificables, que puedan medir. Por ejemplo, digan: “Creceremos 30% las ventas durante el primer trimestre de 2018, crearemos un producto nuevo por cada semestre de 2018 y haremos alianzas con tal persona y con tal empresa”. Esa cuantificación les permitirá saber si están cumpliendo sus objetivos en el plazo establecido o no y les permitirá optimizar sus estrategias para lograrlo.

Si eres VA, cuantifica de igual manera tus objetivos para el año siguiente. Por ejemplo, deja por escrito cuántos clientes nuevos quieres lograr y en cuánto tiempo quieres concretarlos, decide desde ya qué cursos de actualización quieres hacer y en qué momento los comenzarás, establece tus nuevas tarifas y el momento en el que informarás a tus clientes.

Establezcan prioridades para este 2018

Esta época de poca demanda resulta ideal para reescribir las funciones que tenemos como CEO y como VA.

Si eres cabeza de una empresa, ya sea grande o un emprendimiento, deja por escrito cuáles son tus funciones dentro de la empresa. Luego, toma nota de aquellas funciones de las que te sueles ocupar, pero que te quitan demasiado tiempo y que definitivamente te gustaría dejarle a otra persona. Esta lista te permitirá entender cuáles son tus prioridades y en qué tareas están desaprovechando tiempo importante. Establece un límite de tres prioridades nada más. Evalúa si una posible solución para la ejecución del resto de tareas sería la contratación de un VA.

Si te agrada la idea de contratar un VA, pero no sabes dónde buscarlo, una buena manera de dar con ese colaborador ideal es a través de una agencia de asistencia virtual como Ciav Group.

Nuestros Asistentes Virtuales tienen presencia en EE.UU. y Latinoamérica, cuentan con educación universitaria y/o Postgrados, acumulan más de cinco años de experiencia en sus áreas profesionales y son bilingües. Contratando un VA ahorrarás no solo tiempo, sino también dinero ya que pagarás solo por las horas que este profesional dedique a las tareas que le asignes. Nuestros VA se caracterizan por su gran profesionalismo y capacidades de comunicación. Si te interesa conocer más de los servicios de Ciav Group, haz click aquí y comunícate con nosotros para darte más información.

Para los VA, también resulta fundamental escribir sus funciones. Podrías clasificarlas por clientes y anotar cuáles son tus tareas fundamentales con cada uno y cuáles son aquellas tareas con las que quizás les colaboras, pero no estaban dentro de un contrato inicial. Esa lista te será muy útil para entender en qué punto estás parado frente a tus clientes, cómo es tu relación con cada uno y si estás teniendo un trato justo por parte de ellos. Por ejemplo, podrías estar haciendo más tareas de las acordadas y esto no es malo, siempre y cuando recibas una paga justa por tu trabajo extra.

Resolución de año nuevo: Crecer y estudiar

Uno de los objetivos principales debe ser la diversificación de sus empresas o emprendimientos. Piensen qué otras áreas podrían abarcar con sus marcas. Por ejemplo, si tienen una empresa de repostería y durante este 2017 se han dedicado a la elaboración de pasteles para cumpleaños infantiles, una buena manera de diversificar sería programar talleres prácticos para enseñar a otras personas el arte de elaborar un buen pastel. La idea es que busquen una forma de escalar sus empresas.

Los VA también pueden diversificarse. Si, por ejemplo, eres especialista en servicio al cliente, podrías plantearte la posibilidad de hacer estudios en marketing digital y redes sociales para poder prestar un servicio más óptimo a los clientes que se comunican vía on line. Otra manera de crecer es formando parte de una agencia de asistencia virtual, como CIAV Group. En nuestra agencia te pondremos en contacto directo con los mejores clientes de la región y te mantendremos en constante actualización profesional para que estés al día en lo que a nuevas tendencias en tu área profesional se refiere.

La clave para escalar los negocios y los servicios como VA es el constante estudio. Y ese debe ser una de sus promesas para el nuevo año: estudiar lo más que puedan. Comiencen desde ya a leer blogs y publicaciones relacionados a sus industrias. Piensen en la posibilidad de hacer cursos o másters online, revisen la oferta de las instituciones que más les llaman la atención y pidan información. Así como con los objetivos, dejen por escrito qué estudio quisieran hacer, cuándo lo comenzarían y qué modalidad les gusta más, si presencial u online.

No esperen a regresar a la oficina en enero para comenzar a planear. Eso ya sería tarde. Aprovechen las dos últimas semanas de 2017 para planear estrategias, fijar objetivos, buscar nuevas formas de escalar las empresas y tomar decisiones que sienten las bases para tener un 2018 lleno de éxito.

¿Crees que el año nuevo debe iniciar desde las últimas semanas del año que termina? Para ti, ¿cuáles serían las ventajas competitivas de establecer las metas del año entrante desde las últimas semanas de 2017? Deja tus impresiones en los comentarios.